Conocer más

Centro Integral de Neurocirugía

Especialistas en el tratamiento quirúrgico de las enfermedades que afectan el cerebro, columna vertebral y nervios periféricos.

¿Dudas e Inquietudes?

Preguntas Frecuentes

¿Cuándo acudir al neurocirujano?                          

El neurocirujano es el especialista que atiende las enfermedades del cerebro y del resto del sistema nervioso (tanto central como periférico y autónomo). Es decir, es el médico a quien se debe acudir cuando los pacientes padecen de dolor de cabeza, dolor neuropático (dolor intenso con o sin sensaciones anormales en el cuerpo), mareo, vértigo, inestabilidad, alteraciones de conciencia, crisis epilépticas, estados confusiónales, déficit de memoria y alteraciones del lenguaje, la atención-concentración y la orientación temporo-espacial, alteraciones de la marcha y del equilibrio, temblores y tics, pérdida de fuerza, problemas de visión (visión doble, pérdida de la vista, etc.), alteraciones del sueño, dolor lumbar.

Dolor de cabeza..¿Es solo una migraña?

Si bien el dolor de cabeza es un trastorno generalmente benigno y transitorio que en la mayor parte de las ocasiones cede espontáneamente o con la ayuda de algún analgésico, puede estar también originada por una enfermedad grave que ponga en peligro la vida del paciente, como meningitis, tumor cerebral o hemorragia subaracnoidea. El dolor de cabeza puede producirse por cualquier molestia localizada en cualquier parte de la cabeza, en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que la unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, cara y cuello. Es por eso que se recomienda que un neurocirujano valore esta patología, dado que este podrá a través de la historia clínica recolectada, exploración del paciente y pruebas complementarias solicitadas, analizar críticamente las características de este dolor, patrones de dolor y recurrencia, intensidad, irradiación, componentes hereditarios, factores predisponentes (alimentos, estrés, alcohol, cambios hormonales, falta de sueño) para planificar una terapéutica orientada al control del dolor y su prevención.

¿Cuándo se debe operar una hernia de disco lumbar?

La enfermedad discal degenerativa, tanto en su presentación como hernia de disco intervertebral lumbar, como en forma de estenosis de la columna lumbar, es una enfermedad progresiva. El dolor que se produce por irritación, compresión o estiramiento de las raíces nerviosas asi como por dolor y contractura muscular.

La cirugía está indicada cuando existe una falla al tratamiento conservador (analgésicos, antiinflamatórios y fisioterapia), cuando el paciente presenta manifestaciones recurrentes de dolor tipo radicular (ciatalgia), dolor por las maniobras de estiramiento del nervio ciático, presenta déficit motor y / o sensitivo progresivos (pie caído), incontinencia de esfínteres o sintomatologia considerables por el paciente como incompatibles con su estilo de vida u obligaciones laborales. Concomitantemente se realizan estudios de imagen complementarios para determinar y corroborar el nivel y grado de compresión de la lesión (Resonancia Magnética lumbar, Rx funcionales lumbares (para determinar inestabilidad), electromiografía (para identificar radiculopatia), tomografía de columna lumbar (para determinar osteofitos).

Con todos estos parámetros, el neurocirujano determinará de manera individual en cada caso, tomando en cuenta los factores de riesgo y comorbilidades de cada paciente, si ese paciente se beneficiará de un procedimiento quirúrgico.

¿Quién debe operar una hernia de disco lumbar?

Existen varios profesionales competentes que realizan este tipo de cirugía.

Sin embargo los NEUROCIRUJANOS, durante toda su formación han estado en contacto con el uso de la magnificación que brinda el microscópio y las técnicas de endoscopia y han podido desarrollar técnicas microquirúrgicas tanto para cirugía de cabeza como para la columna.

La magnificación y las técnicas microquirúrgicas abiertas o endoscópicas permiten una delicada exploración e identificación dentro del canal, de estructuras esenciales para esta operación: raíz, saco dural, protuberancia o secuestro del núcleo del disco herniado y ramas del plexo venoso. Estructuras que, de ser dañadas o no identificadas durante una exploración poco cuidadosa, pueden dejar déficit neurológico, dolor, fístulas de LCR o sangrados transoperatorios.

¿Las válvulas de derivación peritoneal (DVP) duran para toda la vida?

Alrededor de 6 de cada 10 niños, en algún momento de su  vida deberán ser sometidos a una revisión o cambio de  válvula. Mientras la válvula funcione bien no es necesario cambiarla.

Existen factores que implican que una válvula deba ser revisada o cambiada por el neurocirujano:

Peora del cuadro neurológico del paciente

Un catéter subcutáneo palpable a tensión a nivel del cuello que incomoda y crea dolor al mover la cabeza

Exposición parcial o total de cualquiera de los componentes de la válvula

Identificación de colecciones líquidas en el trayecto de la válvula

Señales de desconexión del sistema en exámenes de imagen.

¿Cuáles son los síntomas si la válvula de derivación (DVP) funciona mal?

El paciente adulto puede presentar dolor de cabeza persistente, náusea,vómito, visión doble, irritabilidad, decaimiento, convulsiones, dolor abdominal, déficits neurológicos.

En el paciente pediátrico, la mollera se abulta si aún la tiene abierta, presenta  irritabilidad, llanto contínuo, vómito, decaimiento, crecimiento paulatino de la cabeza en pocas semanas

En estas situaciones, la vida del paciente puede correr peligro, razón por la cual deberá acudir urgentemente donde el neurocirujano para realizar un exámen neurológico y exámenes diagnósticos de laboratorio e imágen complemetarios para definir un plan terapéutico, el mismo que puede ser quirúrgico.

¿Un niño operado de hidrocefalia con colocación de una válvula de DVP puede hacer una vida normal?

Si la hidrocefalia está bajo control, podrá tener un desarrollo normal, sin embargo debe tenerse  en cuenta que la causa de la hidrocefalia puede haber dejado  secuelas a nivel cerebral que dificulten su desarrollo. Si no existe ninguna otra enfermedad asociada, el niño  podrá dentro de su condición asistir a la escuela, practicar  deportes o actividades artísticas igual que otros niños de su  edad y no deberá marginársele por ninguna razón